Consejos para aliviar el dolor después del ejercicio
18 mayo, 2022

La piel, a diferencia de todos los órganos del cuerpo,  es el más versátil de todos. Es el único órgano que está directa y constantemente abierto al exterio y nos protege de agentes como el calor, frío, aire y todo tipo de bacterias. Nuestra piel es impermeable, se repara y lubrica a sí misma. La piel refleja tanto la salud física como la mental en nuestro cuerpo.

Un buen cuidado de la piel con un estilo de vida saludable nos ayudan ayudan a retrasar el envejecimiento natural y prevenir diversos problemas y enfermedades. Antisol te trae importantes tips para que seas la envidia de todos y luzcas una piel sana, jóven e hidratada.

1. Cuidado con el sol

Una exposición prolongada a la luz solar y artificial puede provocar arrugas, manchas de la edad e incluso cáncer de piel. Una de las formas más importantes para cuidarla de estas amenazas es el uso de un protector solar de amplio espectro con un factor de protección de +15. Antisol es el único en el mercado con protección +50.

En tu rutina diaria, además de usar protector solar, busca lugares con sombra, evitala exposición a los rayos UV entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, cuando los rayos solares son más intensos. Usa ropa de protección. Protégete la piel con prendas de tejidos ajustados y mangas largas, pantalones largos y sombreros de ala ancha.

2. Evita fumar

Cuando fumas el humo del cigarrillo estrecha los pequeños vasos sanguineos que se encuentran en la parte superficial de la piel ocasionando una disminución del flujo sanguineo y le da un aspecto avejenado y pálido a tu piel.

El fumar además deteriora el colágeno y la elastina así como las fibras que le aportan fortaleza y elasticidad a la piel. Toma en cuenta que las expresiones faciales reiteradas que haces cuando fumas, como fruncir los labios al inhalar y entrecerrar los ojos para exhalar el humo pueden contribuir a la formación de arrugas.

Dejar de fumar es la mejor manera de proteger tu piel. Si quieres dejar de hacerlo pídele a tu médico consejos que te ayuden a dejar esta adicción.

3. Consiéntela con suavidad

Cuando te afeitas o retiras el maquillaje de tu piel la deterioras. Por eso es importante que la trates con suavida, por ejemplo, limitando el uso excesivo de agua caliente  que pueden eliminar los aceites naturales de la piel. Usa agua tibia en lugar de agua caliente.

Aplica loción o gel de afeitar antes de afeitarte. Para una afeitada más al ras, usa una afeitadora limpia y afilada. Aféitate en la dirección en que crece el pelo, no a contrapelo.

Después de lavarte o bañarte seca la piel suavemente con una toalla dando pequeños toques para que quede algo de humedad en la piel. Si tienes piel seca, usa un humectante que se adapte a tu tipo de piel. Para el uso diario, considera un humectante que contenga factor de protección solar como Antisol.

4. Come sano

Come muchas frutas, verduras, granos integrales y proteínas magras. Investigaciones sugieren que una dieta con alto contenido de aceite de pescado o suplementos de aceite de pescado y baja en grasas no saludables y carbohidratos procesados o refinados podrían promover una piel más joven. Beber mucha agua ayuda a mantener la piel hidratada.

5. No te estreses

Cuando el estrés está fuera de control, la piel puede volverse más sensible y se pueden desencadenar brotes de acné y otros problemas cutáneos. Para fomentar una piel sana, y un estado de ánimo sano, toma medidas para controlar el estrés. Duerme lo suficiente, fija límites razonables, recorta tu lista de tareas pendientes y encuentra tiempo para hacer las cosas que disfrutas. Los resultados podrían ser más significativos de lo que esperas.

Comments are closed.